lunes, 28 de abril de 2014

La naturaleza del descaro

Obedeciendo a la naturaleza del descaro
y a las frías en indómitas palabras de quien les narra
es casi deber moral y racional narrar en saturadas frases lo que mi curiosa mente invita
Y no es hoy ni ayer, el tiempo del presente
pues en esta narración solo pretendo sintonizar tu mente

La naturaleza del descaro no ruega mas que a vista de todos ser malo con el lector
Y vomitarle confusas frases que ni un naipe comprendería
pues es así y solo así la única forma en la que puedo estimular su atención

No tengo nada interesante que mostrar, 
pero he de completar una pagina sin decir nada mas que lo dicho al final
nada
Pues la naturaleza del descaro me obliga a no mentir (a menos que quiera mentir descardamente)
Es por ende que no puedo negarte la verdad mi inexistente lector
tu eres cómplice de una no creación
pues le das vida a algo inerte, algo improductivo, algo casi destructivo
algo que por describir como es nada puede llegar a serlo todo
pues asi es la naturaleza del descaro 

Escribirte algo mediocre con un tono magistral
y de esa forma lograr confundirte para que no sepas si es bueno o es malo
y en alguna linea de el escrito negar simplemente que soy bueno
ser modesto descardamente y negar mi propio talento
pues de esta forma me aseguro de que cuando termines digas que está bueno

La naturaleza del descaro me pide manipularte y ser sincero en ello
por que? porque simplemente como al principio del texto y como lo anuncie previamente
la naturaleza del descaro me pide ser sincero al decirte
que con mucho, no te dije nada.

descarado, da

  1. adj. y s. Que habla o actúa con descaro, sin vergüenza o recato:


Sincera y descardamente.
-SanMartin