martes, 15 de abril de 2014

Frustracion, mediocridad, dependencia, narcisismo, cinismo, y otros males diarios (parte dos)

(Actor)
Ya eran las seis, volvia de una larga jornada laboral y simplemente quería algo: descansar. 
Abordó el recorrido de la 210 a la altura de la alameda, 26 grados una temperatura agradable, la micro iba llena pero hasta ese momento no se había percatado.... en la parte posterior de la micro y agarrado de un fierro lo notó: un asiento desocupado, era su oportunidad. Camino hasta el fondo sin pensarlo mucho y finalmente se sentó. No pasaron ni cuatro minutos hasta que ella apareció: una señora de unos 50 y algo, su mirada la delataba, también estaba cansada y con su cara exigía el asiento casi como si fuera un deber moral para aquel muchacho
 Era un desafio intenso eso de soportar su agresiva pero agotada mirada. No le daré mi asiento solo por que es vieja y gorda <<pensaba>>, sin embargo en el fondo sentía que debía dárselo, en toda su vida no habia vivido un debate tan interno como aquel y fue en ese mismísimo momento cuando se dio cuenta de lo que debía hacer y así fue como de un momento para otro ya no solo era un hombre cansado, si no que ademas se había convertido un pésimo actor con sus ojos cerrados y la cabeza apoyada contra la ventana.

(Superior)
Los veía como algo menor, se sentía superior. Primera semana en el preuniversitario y ya los había superado a todos "el mejor de los peores" pensaba.
Sentado en su pupitre intentando ignorar al resto, se resentía de su situación. El no estaba ahi para aprender, simplemente estaba para practicar. Una mala prueba en un mal año era lo que lo habia condenado a esos pasillos, sin embargo el se sentía superior y lo sabia, las pruebas lo demostraban, el no se sentía perteneciente a ese lugar: Hijitos de papá que no se decidieron, cabros de colegios mediocres que nunca habían pensado en su futuro y un sin fin de otros tipos de personas cuyos pasados juzgaba como si el fuera el único con una procedencia aceptable. 
Miraba a sus ex compañeros y pensaba "tengo que alcanzarlos" mientras que ahora vastaba con mirar a ambos lados para que una palabra brotara en su conciennte "ignorantes". 
No habia sentido tanta soberbia en años, no se habia sentido tan superior en años, pero siendo objetivos.... todos estudiaban en el mismo curso y ninguno estaba en la universidad que quería, el lo sabia, simplemente se sentía un fracaso mas.

(Modales)
Con teléfono en mano, llegó al mesón, corto lo llamada y sin mirar a quien lo atendía simplemente dijo: me da dos kilos de pan, un mantequilla, dos tomates, un cuarto de jamón, un kilo de azúcar y dos cajas de leche, al terminar de parlotear miro al vendedor y éste con un tono un tanto condescendiente respondió:  "Buenas tardes, como esta?"

(Ecologista)
Sus letras, sus me gusta y sus morbosas y sensacionalistas paginas podían ser contadas de a una, puestas en fila, ordenadas alfabéticamente, elevadas al cuadrado y ni aun así su "movimiento" seria un aporte a la vida de alguien.
"Salvemos al planeta", "calentamiento global", "vida sana", "recursos renovables", "conglomerados", "bicicletas", "reciclaje" y "ecología". Eran tan solo algunas de sus palabras mas frecuentemente usadas, miraba en menos a quien pensara distinto y simplemente el mundo y sus emisiones de gases eran su enemigo: "Debemos comprar productos renovables" decía, cuando ni si quiera el sabia hasta que punto eran renovables, o reciclables, su estilo de vida abundaba en palabrerías y productos "verdes", pues si bien botaba sus botellas de vidrio en el recipiente correspondiente, seguia a todas las paginas de ecologia que existían y se movilizaba en bicicleta para todas partes. En el fondo sabia, que era por que estaba de moda.